El día a día de un paciente con uveítis

Para superar una enfermedad hay que sacar la fuerza que se guarda para los momentos más difíciles de la vida, aunque afecte únicamente al 0,1 por ciento de la población. Este es el caso de la uveítis, una enfermedad ocular originada por la inflamación de la úvea y que afecta a pacientes de entre 20 y 40 años con una vida laboral activa.

Los síntomas de la uveítis suelen ser desde el enrojecimiento ocular, borrosidad visual, hasta la pérdida importante de visión. “Los primeros indicios que tuve fueron destellos de luces, dolor neurálgico en la zona facial del ojo y la presencia de cuerpos extraños en el campo de visión”, afirma Silvia Matrai, presidenta de la Asociación de Pacientes de Uveítis y afectada por la misma.

“Ante estos síntomas, la primera decisión que debe tomar el paciente es acudir a urgencias”, señala el Alfredo Adán, presidente de la Sociedad Española de Inflamación Ocular (SEIO) y director del Instituto de Oftalmología (ICOF) del Hospital Clínic de Barcelona, para que el correspondiente oftalmólogo, reumatólogo o médico especialistas en Medicina Interna, realice el examen ocular necesario.

La inflamación y las complicaciones asociadas a la  uveítis dañan el tejido ocular y pueden reducir la visión o, en algunos casos, causar ceguera. La pérdida de visión asociada a la uveítis puede afectar muchos aspectos de la vida de los pacientes. “La inseguridad en la orientación espacial que origina esta enfermedad te produce limitaciones a la hora de trabajar, conducir y tener relacionales sociales”, indica Matrai.

Derivado de estas dificultades los pacientes de esta enfermedad se encuentran con la necesidad de reorganizar su vida ajustándola a las condiciones de la afección. “Cambias los horarios y dedicas más tiempo a intentar descansar”, indica Matrai, quién además incide en que es una reorganización muy radical, en la que familiares y amigos juegan un papel importante. Asimismo, los afectados deben hacer frente diariamente a los diferentes medicamentos  agresivos recetados para mejorar su visón o paliar los dolores, como pueden ser las gotas oftálmicas que dilatan la pupila para aliviar el dolor o las que contienen esteroides. Además, en su mayoría estos pacientes no llevan bastón y sufren subidas y bajadas de peso constantes motivadas por las diversas medicaciones.

En cuanto al reconocimiento social de la afección, Matrai asegura que “es una enfermedad completamente invisible”. Asimismo, esta enfermedad es desconocida para la comunidad médica que no trabaja directamente con estas enfermedades y como asegura Matrai, “incluso el tratamiento es un gran desconocido”. 

Fuente: cuidateplus.marca.com | Amparo Puch Blanco
publicidad Air Optix Colors

Air Optix Colors

1. Eiden SB, Davis RL, Bergenske PD. Estudio prospectivo comparando lentes de lotrafilcon B 2 semanas versus 4 semanas de uso con medidas objetivas y subjetivas de salud, comodidad y visión.

Algunas de las marcas que podes encontrar