Por qué los 'musculitos' nunca llevan gafas

Un estudio vincula el aeróbic y los ejercicios de fuerza a la salud visual.

ANA SEPÚLVEDA
A estas alturas, todo el mundo es consciente de las bondades del ejercicio físico en la salud. No solo es fundamental para el mantenimiento del sistema circulatorio, también tonifica los músculos, ayuda a fortalecer los huesos y es una buena herramienta para mantener joven el cerebro. Pero lo que no teníamos tan claro es que el deporte también beneficia la vista.
Un grupo de científicos de la Universidad de Santa Bárbara, en California (EE UU), ha intentado demostrar que el deporte mejora también otros campos menos estudiados. La hipótesis con la que trabajaban es que, al igual que ya se ha evidenciado en animales, el rendimiento de ciertas funciones cognitivas podría potenciarse cuando realizamos actividad física.
En concreto, se han investigado en sujetos sanos diversos parámetros de activación neuronal en el córtex visual (la región del cerebro que recibe y procesa la información visual), siendo sometidos a algunas pruebas en reposo y mientras hacían ejercicio. “El resultado positivo podría sugerir de forma indirecta una mejora en la capacidad para explorar visualmente el entorno durante la actividad física”, cuenta Ricardo Gordo Mañas, coordinador del grupo de estudio de neuro-oftalmología de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Cristina Fernández Vigo, oftalmóloga de CIOA Fernández-Vigo Madrid, cree que “este efecto puede ser debido a una mejoría de la actividad cerebral secundaria, a una mayor irrigación sanguínea y aporte de oxígeno”. Y añade que “tanto el cerebro como la retina son estructuras con gran consumo de oxígeno y por tanto dependientes de una buena circulación que evidentemente se activa con el ejercicio físico”.

Aeróbic contra las cataratas
Estudios experimentales realizados por la Universidad de Emory, en Atlanta (EE UU), ya habían demostrado en un modelo en ratas que los animales que hacían ejercicio programado tenían menos problemas degenerativos que los animales que no hacían ejercicio. En sus conclusiones, además, afirman que el ejercicio aeróbico es neuroprotector para la retina.
Y no solo eso, “en el ojo hay dos respuestas básicas al hacer ejercicio: descenso de la presión intraocular y alteraciones del flujo sanguíneo ocular”, tal como expone Francisco Javier Hurtado, director médico de la Clínica Rementería, que añade: “Esto, junto a una alimentación adecuada, genera beneficios en pacientes con glaucoma, degeneración macular, diabetes, arteriosclerosis y cataratas”. Las actividades más recomendables para conseguir esta mejora son las que producen cambios en la longitud del músculo [como el yoga o el pilates], además de los ejercicios aeróbicos.
“El 80% de la información que recibimos a diario procede de la vista y las vías nerviosas que llevan la información desde el ojo hasta la parte posterior del cerebro”, explica Hurtado, por lo que cualquier agente externo que afecte positivamente a nuestro cerebro, va a tener repercusión en la función visual. “Muchos centros nerviosos de otras zonas están conectados con esas vías, por lo que casi cualquier cosa que afecte al cerebro va a tener de forma directa o indirecta alguna repercusión en la visión”, concluye el experto.
Fuente: elpais.com

publicidad Air Optix Colors

Air Optix Colors

1. Eiden SB, Davis RL, Bergenske PD. Estudio prospectivo comparando lentes de lotrafilcon B 2 semanas versus 4 semanas de uso con medidas objetivas y subjetivas de salud, comodidad y visión.

Algunas de las marcas que podes encontrar